martes 23 de julio de 2024

Por qué las prepagas podrían aumentar las cuotas hasta 80% y volverse prohibitivas

Por qué las prepagas podrían aumentar las cuotas hasta 80% y volverse prohibitivas

La suba de los costos por la devaluación cambia las reglas y terminará perjudicando a los pacientes.

La suba de los costos por la devaluación cambia las reglas y terminará perjudicando a los pacientes.

Las cuotas de la medicina privada podrían aumentar hasta 80 por ciento desde febrero para unos 320.000 usuarios, como consecuencia de distintos factores que apuntan a recuperar el “retraso tarifario” tras la devaluación, explicaron desde el sector.

Semejante incremento sería el golpe de gracia para decenas de 
miles de integrantes de la clase media, que tienen a estos seguros 
de salud incluidos entre los servicios claves para toda la familia.

Según explicaron fuentes del sistema sanitario, con los precios 
liberados por el megadecreto del Gobierno, también cae el 
paliativo que hablitó, en su momento, a las prepagas para que no les 
trasladen todo el incremento a los afiliados.

Pero esas subas que no se cobraron oportunamente, porque el 
candidato oficialista Sergio Massa estaba en campaña, y deberán abonarse ahora. Esto redoblará la presión sobre los bolsillos, en un 
escenario altamente inflacionario.

Así, luego de que las prepagas admitieran que las facturas de 
enero van a venir con entre el 38% y el 42% de aumento (en parte 
para compensar la inflación del mes, en parte para recomponer las 
pérdidas de 2023 que denuncia el sector), una inquietud es qué 
alza deberán enfrentar los afiliados que vinieron completando el 
formulario mensual de la Superintendencia de Servicios de Salud 
para que los aumentos autorizados por el Gobierno se les apliquen 
con un descuento, declaración de ingresos mediante.

Aunque la resolución establecía la opción de los aumentos 
achicados hasta julio de 2024 (siempre para los hogares que 
declararan ingresos menores a seis salarios mínimos vitales y 
móviles), el problema se adelantó porque el reciente megadecreto 
de Javier Milei derogó la normativa.

Fuentes de una de las principales prepagas admitieron que no se 
podrán cobrar los costos retrasados en la Argentina porque eso 
derivaría en una salida en estampida por parte de los usuarios}.

La cuestión también preocupa a las prepagas que tienen fuerte 
presencia como propietarias de centros de salud y clínicas.

Todo indica que la actividad sufrirá una profunda transformación en los próximos meses, y que mucha gente volverá al hospital público para atenderse.

La última devaluación del 55% impactó con mucha fuerza sobre 
los insumos médicos, sobre todo los vinculados con cardiología, 
cirugía, prótesis traumatológicas y odontología, entre otras 
especialidades. 

Esto encareció los presupuestos de los financiadores del 
sistema, que ahora se disponen a encontrar un término medio entre 
reducir pérdidas y tratar de evitar una pérdida masiva de 
afiliados.

“Vamos a un negocio de menor volumen”, eso está claro, señala a 
Noticias Argentinas un veterano directivo del sector.

Y recomienda prestar atención a la pelea que viene entre OSDE, 
la principal prepaga, con unos 2 millones de afiliados, y Swiss 
Medical, la compañía conducida por Claudio Belocopitt que posee una red muy fuerte de sanatorios.       

Fuente: NA.

Compartí este contenido en redes sociales:

Artículos relacionados